Three simple rules in life. 1. If you do not go after what you want, you’ll never have it. 2. If you do not ask, the answer will always be no. 3. If you do not step forward, you will always be in the same place.

Hoy me he despertado diferente, después de hallarme perdido, después de la poca lucidez por los recién pasados 20 años egoístas, me encuentro más que contento, la alegría está en la punta de mi lengua queriendo ser expresada, escapar. Hoy me he despertado y he recibido el día de modo diferente, y a cambio, el día me ha permitido ser consciente de que la realidad no estaba naturalmente tan distorsionada, que yo no me tan hallaba sólo.

He trascendido ¿Cómo? No sé, no importa. Soy consciente ahora de aquello meramente importante. Me encuentro rodeado, rodeado a casi todas horas de personas que rompen con las leyendas de los viejos brujos, lo cuales afirman que el desinterés y el desamor consumirá a todo hombre y después, volverán a morir. Me encuentro rodedo de personas maravillosas. 20 años egoístas, si pudiese encontrarme cara a cara conmigo mismo no confiaría «Me conozco demasiado», pero ellos, confiarían en mí dos veces.

Y si hasta el día de mi muerte, cuando mis huesos se desmoronen y mi mente comience a olvidar, y cuando recién mi alma quiera vivir 2 veces. Si hasta aquel día fúnebre, de realidad fatídica, de verdad anunciada. Si en aquel momento yo me encontrase rodeado de estas personas, no cambiaría mi estado de animo (comparándolas con aquellos días de alegrías encontradas, las parrandas, las charlas, la prosa, el verso y el café), nada cambiaría como cuando me veía en medio de ellos, compartiendo la vida. Nada cambiaría, las tristezas se anularían, la llorona de la vecina lloraría de felicidad y no de pena, y yo también.

Ya no son 20 años egoístas, pues mis ojos han sido abiertos. Amigos míos, desgarro mi pecho y mi mente, mía brazos están abiertos para ustedes, que está despedida sea larga, tardada, pues aún tengo mucho que compartir y vivir con vosotros.

Hoy me he despertado, consciente de la fortuna que es tenerlos a cada uno de ustedes.
Amigos míos.
Aliento y vida mía.

Manuel de Noviembre (via manueldenoviembre)

(via somosletras)